Ermita San Antonio



Se encuentra en las inmediaciones de la desembocadura del río Cuevas, en el mismo Capicorb, lugar en que, según cuenta la tradición, un pastor de Alcalà halló una figura de San Antonio de Padua en 1760; y en el año 1773 el doctor Gabriel Ebrí, presbítero de la villa de Alcalá, levantó y costeó esta ermita en honor de su patrono y para veneración de esta imagen.
La ermita es de una sola nave cubierta con bóveda de cañón y porche frente a la puerta principal. El interior está decorado con motivos de rocalla.